Una nueva versión de mí, a más de tres mil kilómetros de distancia

Es cierto que los cambios son buenos, pero no puedes suprimir por completo una parte de ti: es necesario hacer un balance y recuperar los aspectos positivos de nuestro pasado, aunque eso signifique cruzar un país para cambiar de apariencia.

Leer más en The New York Times

Compartir en facebook  Compartir en twitter


Fotos

El contenido parcial de la información expuesta es propiedad de la fuente mencionada.