Sánchez, a la desesperada

Lejos de mejorar, el Gobierno da síntomas de una debilidad extrema y, paralelamente, de un manoseo lamentable de los resortes del Estado, orientados unívocamente a intentar que Sánchez siga en La Moncloa.
Ambos síntomas, consecuencia el segundo del primero, los terminarán pagando España y los españoles.
La penúltima ocurrencia de un Ejecutivo a la deriva ha sido utilizar a la agencia pública de noticias para lanzar la especie de que el líder socialista se plantea adelantar las elecciones para el 14 de abril, fecha simbólica para la izquierda, ante la posibilidad de que los independentistas no retiren las enmiendas a la totalidad a los Presupuestos con las que intentan coaccionarle para que «se porte bien» con los golpistas y les despeje el camino para la autodeterminación.
La simpleza argumental de la fecha, que además coincide con el comienzo de la Semana Santa, deber ser algo así: «Como vienen los fachas, 14 de abril».
No esperen mayor elaboración en el argumento.
Paralelamente, y en esa absurda política de gestos estériles de cara a la galería, el próximo viernes Sánchez firmará el decreto para sacar del Valle de los Caídos los restos de Franco, en contra del deseo de la familia, a la que además les impedirá inhumarlos en la cripta de La Almudena donde tiene dos sepulturas.
Otro gesto para, imaginamos, «combatir a la extrema derecha».
Libros de autobombo de Sánchez lanzados desde La Moncloa, el CIS de Tezanos entregado a aparentar un liderazgo del PSOE con encuestas groseramente cocinadas en su favor, ocupación de los organismos por personal de Ferraz, la televisión estatal volcada en la fanfarria del sanchismo y ahora la agencia pública de noticias utilizada para lanzar órdagos desesperados a sus socios.
Sea como fuere, y aunque sea a rastras, la convocatoria de elecciones será el único acierto de un mal político, y peor dirigente, que ha confundido el bien de España con dar satisfacción de su enorme ego.

Read more in ABC

Related Videos






Provider

ABC, Madrid, Madrid, España