Kevin Spacey, de megaestrella a paria en poco más de un año

El actor Kevin Spacey (59 años) había desaparecido del mapa hasta que el pasado 25 de diciembre nos regaló un video titulado «Let Me Be Frank».
Una pequeña cápsula para defenderse de las múltiples acusaciones de acoso sexual que han surgido sobre su persona en los últimos meses.
De hecho, el pasado 7 de enero se sentó en el banquillo de los acusados frente a un juez de Nantucket, Massachusetts, acusado de asaltar a un joven de 18 años en un bar, en el año 2016.
Su caso surge 13 meses después del lanzamiento del movimiento #MeToo que también contribuyó en la denuncia contra Bill Cosby (81) que terminó sentenciado a varios años de cárcel.
Pero el drama de uno de los actores más reconocidos de Hollywood, expulsado de la serie «House of Cards», es más profundo que el de Bill Cosby quien contaba con el apoyo de su mujer y sus hijas.
Solo y abandonado por sus amigos, Spacey vive recluido en las Islas Cook.
Este pequeño archipiélago del Pacífico Sur se ha convertido en el hogar de un actor que ha visto su fortuna mermar considerablemente en los últimos años.
Acostumbrado a una vida de lujo, la revista «Forbes» estimaba que su patrimonio superaba los 100 millones de euros, aunque en el ultimo año ha sido despedido del Teatro Vic de Londres y de todos sus compromisos cinematográficos: la serie «House of Cards» y la película sobre Gore Vidal (1925-2012), donde iba a interpretar al filósofo.
En un solo año Spacey ha perdido cerca de 7 millones de dólares y es más que probable que gran parte de su fortuna se le vaya en abogados, porque se enfrenta a decenas de cargos en Boston y Londres.
Con mansiones a ambos lados del Atlántico, Spacey se mantiene escondido de la opinión publica dejándose ver únicamente para presentarse ante el juez.
«Es sorprendente de uno de los rostros más reconocidos del planeta pueda esconderse.
Recuerdo verle entrar en cualquier restaurant de Beverly Hills y que todo el mundo le aplaudiese», nos recordó un productor durante una entrevista reciente.
Pero a Spacey se le han terminado los aplausos, nadie quiere reconocer que fue su amigo y, mucho menos, volver a trabajar con él.
«Es tóxico, nadie se atrevería a tocarlo», nos explicó una directora de casting que contrató al actor en el pasado.
La caída de Spacey comenzó en octubre del 2017, cuando el actor de «Star Treck», Anthony Rapp (47), le acusó de agredirle sexualmente en su apartamento de Nueva York cuando Rapp contaba 14 años.
Hasta la fecha, 30 hombres han denunciado al actor con acusaciones similares, aunque ninguno de ellos presentó cargos en su contra.
Las policías de Los Ángeles y de Londres, sin embargo, mantienen abierta una investigación para esclarecer los hechos.
En el Reino Unido hay seis investigaciones en activo contra Spacey.
El teatro Old Vic de Londres, donde Spacey fue director creativo durante 11 años, ha recibido hasta la fecha 20 quejas de comportamiento inapropiado.
Adicción al sexo Admitiendo su problema, Spacey se sometió a un tratamiento de rehabilitación contra su adicción al sexo.
Cuarenta y cinco días de desintoxicación, aunque Spacey estuvo en la clínica apenas un mes.
«Se marchó antes», dijo un amigo.
Spacey se mantiene recluido .
«Trata de mantener su cabeza agachada hasta que pase la tormenta», aseguran sus íntimos.
«No puedo aprobar su comportamiento, pero conmigo se portó maravillosamente» dijo Judi Dench durante el festival de San Sebastián y, hasta la fecha, ha sido la única colega de Spacey capaz de defenderle.
Su compañera en «House of Cards», Robin Wright, pidió expresamente a Hollywood que le dieran una segunda oportunidad.
«Porque creo que todo el mundo tiene derecho a rehabilitarse y merece una segunda oportunidad».
Aunque alegó que no le conocía muy bien.
«Kevin y yo no socializábamos después de rodar».
Kevin Spacey se declaró inocente ante los cargos en su contra por cometer abuso sexual contra un joven de 18 años en julio de 2016.
El juez no fijó una fianza, pero ordenó al actor no tener ningún tipo de contacto con la supuesta víctima.
De igual manera, fue programada una siguiente cita para el 4 de marzo, fecha en la que Spacey estará exento de comparecer.
En días anteriores, la estrella de «House of Cards» había solicitado no declarar ante la corte para evitar que la publicidad negativa generada por el caso no aumentara, solicitud que fue denegada.
La visita al juzgado de Nantucket es la primera que puede significar cargos criminales contra el actor, quien enfrenta otras investigaciones y más de 30 denuncias por supuestos asaltos sexuales en Reino Unido y Los Ángeles.

Read more in ABC

Provider

ABC, Madrid, Madrid, España