Israel ha lanzado «miles de ataques» contra objetivos iraníes en Siria

Después de ocho años en los que la postura oficial de Israel en la guerra de Siria era de «neutralidad», el jefe del Estado Mayor saliente del Ejército israelí, general Gadi Eisenkot, y el primer ministro, Benyamin Netanyahu, revelaron lo que era un secreto a voces: la implicación directa de su Ejército.
En una entrevista concedida al diario The New York Times, Eisenkot admitió que su país «ha atacado miles de objetivos sin reconocerlo ni pedir alabanzas».
El general cifró en 2.000 los objetivos iraníes alcanzados solo en 2018, lo que propició la «completa superioridad» militar del Estado judío en el conflicto con la república islámica, uno de los grandes aliados del presidente Bashar Al Assad junto a Rusia.
Netanyahu también decidió hablar del papel israelí en la guerra del país vecino y arrancó el Consejo de Ministros revelando que «solo en las últimas 36 horas las Fuerzas Aéreas han atacado varios objetivos en Siria y han demostrado que no permitiremos que Irán se asiente en Siria».
Esta exhibición oral de fuerza no es nada habitual en un país que acostumbra a golpear y callar, por lo que los medios locales interpretan las palabras del primer ministro en clave electoralista y piensan que puede ser un argumento para intentar hacer olvidar los escándalos de corrupción que ponen en riesgo su participación en las elecciones previstas para abril.
La última operación israelí en Siria fue el viernes con un ataque con misiles cerca del aeropuerto de Damasco.
La agencia de noticias oficial siria, SANA, informó de que las defensas antiaéreas interceptaron «la mayoría de los proyectiles» lanzados por aviones de combate e informó de que el ataque provocó «daños materiales».
Final de la operación «Escudo del Norte» Los miles de ataques de Israel en Siria eclipsaron al final de la operación «Escudo del Norte», abierta el 4 de diciembre para acabar con los túneles de ataque cavados por la milicia chií libanesa de Hizbolá.
Tras informar del hallazgo de un nuevo túnel, el sexto desde el inicio de la operación, el portavoz del ejército, teniente coronel Jonathan Conricus, declaró que «según nuestra evaluación, no hay más túneles transfronterizos» y anunció el final de los trabajos en esta parte tan sensible del país.
El último pasadizo está cavado a 55 metros bajo tierra y es «el más largo y el más completo» de los descubiertos, aseguró Conricus a los medios.
El jefe de la Seguridad General libanesa, general Abás Ibrahim, declaró que los túneles «se remontan a hace años», y aseguró que los israelíes «sabían que existían y los están utilizando ahora por motivos políticos», en alusión de nuevo a los escándalos de corrupción de un Netanyahu que buscaría desviar la atención de sus problemas con la Justicia.
La Fuerza de Paz de la ONU en el Líbano (FINUL), encargada de supervisar la situación en la Línea Azul tras la guerra entre Israel y Hizbolá en 2006, confirmó que al menos dos de los túneles encontrados cruzan la demarcación.

Read more in ABC

Provider

ABC, Madrid, Madrid, España